16 agosto 2012 Cultura, La Ciudad, Lugares de interés

En España, hubo un tiempo hace ya muchos siglos en el que las culturas y religiones católica y judía convivían entre ellas e incluso se aportaban cosas positivas entre ellas. Pero todo esto cambio en 1492, cuando los Reyes Católicos ordenaron la expulsión de todos los judíos, momento en que muchos de ellos fueron obligados a abandonar su religión si no querían ser expulsados.

Esta es la versión oficial, pero se conoce que muchas de las comunidades judías mantuvieron su actividad dentro de la clandestinidad, auqnue su legado, así como su cultura y arte fueron desapareciendo poco a poco de todas las ciudades españolas.

Barcelona no fue ajena a todo esto y albergó una judería durante siglos. Como en todas las ciudades, su rastro fue eliminado pero en algunas zonas de la ciudad aún se pueden encontrar vestigios de la cultura judía como es el caso del barrio Gótico.

Dentro de este barrio, la zona llamada el Call, que delimita entre las calles Sant Ramón, Call, Bisbe y Sant Sever es las más representativas de la cultura judía que podemos encontrar. Si os fijáis esta zona queda muy cerca de la Catedral de Barcelona y la plaza Sant Jaume donde encontramos calles pequeñas y estrechas.

Entre estas calles fue donde hace relativamente poco se descubrió una sinagoga antigua, que fue reconstruida y está abierta al público. La llamada Sinagoga Mayor de Barcelona es de las más grandes de Europa y uno de los lugares donde mejor se refleja la cultura judía de Barcelona hasta el sigo XIV.

Esta sinagoga no solo es interesante por los objetos originales que albergaba en su interior sino que, mediante excavaciones realizadas, se descubrió que para su construcción se utilizaron piedras procedentes de Cartago que datan de la época romana. Según se ha sabido, la iglesia de Sant Jaume se edifica sobre una antigua sinagoga por lo que existía ás de una en la zona.

Pero estas no son las únicas construcciones judía que podemos visitar en la ciudad, en la calla Banys Nous podemos encontrar los famosos mikves o baños rituales de purificación del sigo XVIII. Su aspecto ha cambiado mucho pero en algunos establecimientos como la tienda S’Oliver aún se puede ver el contenedor que albergaba el agua donde se debía de sumergir la persona para purificarse.

No solo podemos visitar construcciones judías, en las calles del Gótico existe mucho simbolismo que ha ido pasando desapercibido con el paso del tiempo. Si cruzamos la plaza Sant Jaume, antes de llegar a la plaza del Rei está el Palau Lloctinent. Este palacio alberga en su fachada piedras que pertenecían a un antiguo cementerio judío en la zona de Montjuïc, por lo que si nos fijamos bien podremos ver parte de la simbología judía en las piedras.

Más información | Associació Call de Barcelona
Foto | Bcn.cat

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *