Callejeando por Barcelona y conociendo sus plazas más curiosas

Callejeando por Barcelona y conociendo sus plazas más curiosas

Escrito por: Victor Alós    16 noviembre 2016     Sin comentarios     3 minutos

El pulso de una ciudad se mide con la vida que surge de sus calles y de sus plazas, que forman las verdaderas arterias de los habitantes que cada día hacen que lugares como Barcelona se vivan mejor y ayudan a conocer no solo el ambiente actual, sino toda esa historia que rezuma por las paredes de sus edificios

Callejear por una ciudad es la mejor manera de conocerla, paseando sin pensar y dejándose llevar por las rutas que van surgiendo a cada paso. Pero también es importante tener claro qué se quiere ver y cuál de esas calles esconde mayores tesoros. Posiblemente, los pies te lleven hasta lugares maravillosos, pero también puede ocurrir que dejemos de ver algo que está al girar esa esquina que no hemos elegido. En ese lugar puede haber, por ejemplo, una de las bonitas plazas que se abren en Barcelona.

Las plazas de Barcelona trasladan al visitante al pasado de la ciudadUna de esas plazas que no hay que olvidar ver en Barcelona es la Plaza Real, que se encuentra cerca de las Ramblas, en pleno Barri Gòtic. Se levantó a mitad del siglo XIX, en un lugar donde la ciudad tenía un punto devastado y en el que se podía hacer una plaza de este tamaño, con todo el esplendor que conocemos hoy. En ella se levanta la Font de les Tres Gràcies y unas farolas que fueron diseñadas por el arquitecto Antoni Gaudí.

Otra de las indispensables es la Plaça de Catalunya, el centro neurálgico de Barcelona y sirve como punto de separación del barrio de L’Eixample y del Raval. En este lugar se abría una de las puertas a Barcelona y por ello fue un lugar de mucho tránsito. Con el paso de los años, se ha mantenido como un punto importante y es hoy el punto de partida de varias de las principales arterias de la ciudad.

Plaça_Catalunya_Barcelona

En el barrio de Gràcia se abren muchas de esas plazas curiosas y llenas de vida. Una de ellas y posiblemente, la más conocida, es la Plaça del Diamant. Se conoce sobre todo por ser escenario de una de las obras literarias más afamadas de la literatura catalana. En este lugar, lleno de vida y con terrazas donde tomarse un refresco disfrutando del ambiente de este barrio tan dinámico, se ubica uno de los refugios creados durante la Guerra Civil, que se puede visitar.

En el Barri Gòtic se encuentra la Catedral de Barcelona, pero también una de las plazas más interesantes y visitadas de Barcelona. La Plaça de Sant Felip Neri recibe su nombre de la iglesia que se levanta en la plaza. En esta plaza cayó una bomba durante la Guerra Civil que dejó un fúnebre recuerdo en las paredes de alguno de los edificios de la plaza, donde se aprecian las heridas causadas en las fachadas. Una pequeña plaza que fue reconstruida tras el conflicto y que apetece conocer.

Plaza_de_San_Felipe_Neri._Barcelona

El ayuntamiento y el Palau de la Generalitat se levantan en la Plaça de Sant Jaume permite disfrutar de un bonito paseo por el centro de la ciudad y admirar esos dos edificios. También permite acceder a la zona centro, donde hay muchas cosas que ver. Es uno de los puntos principales de la ciudad y cuenta con suficientes atractivos como para perderse un buen rato por el centro de la capital catalana.

En la Plaça del Pi se levanta una de las parroquias más interesantes de Barcelona, pero también es el marco donde se monta cada semana un mercado de artesanía donde se puede adquirir el producto de estos artesanos. Todas estas pequeñas y grandes plazas marcan parte del pulso de Barcelona y si se quiere conocer bien esta ciudad, hay que pasear por ellas y conocer sus rincones.

Foto 1 | Wikipedia
Foto 2 | Wikipedia
Foto 3 | Wikipedia

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.