2 agosto 2010 Eventos, Noticias

sala-montjuic-cinema-fresca.jpeg

Estas últimas semanas se ha celebrado las tradicionales noches de verano en las fosas del Castell de Montjuïc, donde entre otras cosas, se realizaba el pase de diferentes películas de diferente temática.

El horario era a partir de las 10 de la noche, así que la temperatura era ideal para este menester. Los asistentes, por el módico precio de 5 euros de entrada. Se extendían en el suelo de la fosa principal del castillo, donde actualmente se realiza el tiro con arco durante la temporada.

Allí, en el suelo, armados por mantas, sillas plegables o cualquier tipo de artilugio para hacer más placentera la estancia, el público se deleitaba también comiendo unos nachos mientras veían una buena película.

El sumun, se plasmó el pasado viernes, cuando se pasó la eminente película de Charles Chaplin, la Quimera de Oro, película muda que narra las aventuras del protagonista en la lejana Alaska en plena fiebre del oro. Esta película muda, fue acompañada por una banda de música, que resiguió toda la película. Esto hizo que por unos momentos, los espectadores pudieran hacer un pequeño viaje en el tiempo, y retornar a aquellos tiempos en que el cine era mudo y las orquestras amenizaban.

El hecho de la que la película, evidentemente, fuera en versión original propició que hubiera mucho más público forastero de lo habitual.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *