18 octubre 2016 Cultura

coleccion-carrozas-funebres

Los museos son una buena manera de conocer una ciudad. En ellos se esconde no solo la historia más conocida, sino que nos permite coger el pulso a sucesos y situaciones que han permitido que sea lo que es hoy. Barcelona tiene una historia muy rica, pero además de todas esas cosas que conocemos y disfrutamos, hay otra parte que suele estar oculta. Y es tan sorprendente como la que está a plena luz del día.

El Cementerio de Montjuic acoge esta interesante colección de vehículos fúnebres¿Imaginas un museo dedicado a las carrozas fúnebres? Desde las más sencillas y populares, hasta las más lujosas y ornamentadas. No, no encontrarás nada similar en ningún lugar de Europa. Solo Barcelona cuenta con una muestra de estas vistosas carrozas, dedicadas a los últimos momentos de sus usuarios en este mundo, pero que tienen una historia de lo más curiosa.

Un museo tan curioso solo puede estar ubicado en un lugar como el Cementerio de Montjuic y más allá del morbo que pueda parecer despertar, se trata de una colección que muestra la belleza de la ornamentación que se utilizaba en unos vehículos que han derivado en un discreto color negro que destaca pero quiere pasar desapercibido.

coleccion-carrozas-funebres2

En esta colección hay 19 carrozas muy bien decoradas y representan a la cultura de cada épocaEn esta colección se pueden ver 19 carrozas, datadas desde finales del siglo XIX hasta mitad del siglo XX, cuando ya se desestimó el uso de este tipo de vehículos. Es curioso saber que solo 13 de estas carrozas fueron dedicadas al transporte de los ferétros, ya que seis de ellas son de las que acompañaban a la principal. Es decir, llevaban a la familia del finado y las coronas de flores.

Las hay de colores oscuros, sobre todo las que eran utilizadas por los usuarios de más baja categoría social y otras que llevaban a personalidades públicas, más y mejor adornadas para que se notara el poder social de su ocupante. Cada uno de los vehículos cuenta con un panel explicativo en el que se puede leer su fecha de utilización y el resto de datos que la han convertido en una pieza única.

La mayoría de los vehículos expuestos estaban tirados por caballos, aunque también hay tres que utilizaban ya el motor para moverse. Obviamente, son las más modernas de las expuestas y aunque no es lo mismo que las más antiguas, más atractivas a la vista, pero también forman parte de un mundo que se suele esconder y que también es parte de la ciudad y que vale la pena de conocer. Y, si además es gratuito, no tenemos excusa para no ir a visitarla.

Página oficial | Cementeris de Barcelona

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *