27 agosto 2009 Eventos, Lugares de interés, Noticias

eixample.jpg

Este año se conmemoran los 150 años de existencia del Eixample, ya que fue en 1859 que el gobierno de Madrid aprobó y ordenó la aplicación del Plan de Reforma y Ensanche de Barcelona proyectado por el ingeniero Ildefons Cerdà. Con motivo del aniversario se han preparado varias actividades para recordar el hecho que permitió que Barcelona, una vez derribadas las murallas, se expandiera por el llano y dio a buena parte de la ciudad su forma de cuadrícula que la ha hecho tan característica.

Otro de los actos que rememoran la reforma de la ciudad es la edición del libro: ‘L’Eixample, 150 anys d’història’ que firma Lluís Permanyer, el popular cronista y conocedor de la ciudad. Publicado por Viena Edicions y el Ajuntament de Barcelona, este volumen ilustrado repasa los momentos clave que vivió la ciudad y su plan de ensanche desde antes de su puesta en práctica hasta nuestros días. Un libro muy interesante paraconocer un poco más la historia de esta barrio tan característico de nuestra ciudad condal.

Como dato clave, el proyecto que iba a revolucionar la ciudad en aquella época fue muy mal recibido por el Ayuntamiento de Barcelona, que no solo hizo todo lo posible para torpedear su puesta en práctica -convocatoria de un concurso de proyectos ganado por Antoni Rovira i Trias- sino que luego dio manga ancha a los propietarios de los terrenos en el proceso de desvirtuación del proyecto de Cerdà.

Los propietarios que, ávidos de dinero, hicieron tanto como pudieron para destruir el proyecto: cerrar las manzanas que Cerdà había dejado abiertas por dos lados, eliminar el jardín interior de cada manzana, estrechar algunas calles ante el derroche de espacio edificable que representaban, etcétera, por suerte no pudieron parar este gran proyecto que hoy en día es símbolo ya hecho de la ciudad.

El resultado es el que nos ha llegado, muchos edificiones y pocos espacios verdes que, a pesar de la desnaturalización, continua revelando la previsión de este ingeniero catalán con cosas que ahora nos parecen tan naturales como los chaflanes, pero que han evitado más de una vez el colapso circulatorio de la ciudad.

En el libro se explican todas estas anécdotas y más, como que Haussmann -artífice de la urbanización de París tal como lo conocemos hoy en día- quería el proyecto cerdaniano para la capital francesa, pero el ingeniero se lçnegó ya que é quería proyectar su proyecto en Barcelona. Otra de las anécdotas es que la elección del caracol como tema decorativo en la ‘Casa dels Cargols’ (Entença/Tamarit) es una muestra de gratitud del propietario del edificio que un día fue al campo a buscar caracoles y se encontró una olla llena de monedas de oro.

Está claro que la ciudad condal está llena de anécdotas más que curiosas y L’Eixample es gran prueba de ello, un libro muy acertado y que hará las delícias de todos, no solo de los barceloneses amantes de su ciudad.

Más Información | Wikipedia

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *