7 agosto 2017 La Ciudad

fiestas-gracia (1)

El verano en Barcelona es siempre un lugar donde perderse, porque a diferencia de otras ciudades de nuestro país, en verano tiene mucha actividad para sus vecinos y las personas que quieren disfrutar de la experiencia de vivir el mes de agosto en ella. Y a partir del 15 de agosto, todavía más, ya que es ese día cuando comienzan las Fiestas de Gracia. El barrio se llena de luz, de color y de vecinos que quieren que su calle sea la preferida de todos los visitantes, barceloneses o foráneos, dándole forma a las fantasías que las convierten en algo único y especial.

Pero la decoración de las calles es solo uno de los alicientes que tienen estas fiestas, que cuentan con varios siglos de historias. De hecho, el primer registro que tenemos de estas fiestas data de 1817. En esa época se celebraba durante la celebración de San Isidro, alrededor del 15 de mayo. Este era el patrón de los agricultores y de la villa de Gracia, cuyos habitantes se dedicaban a esta actividad. El cambio de fecha se realizó más adelante, cuando la práctica de la agricultura dio paso a la conversión de los vecinos a actividades más cercanas a la construcción y la artesanía.


Jordi Masague

Hoy, son unas de las fiestas más populares, en varios sentidos, de Barcelona. Las calles del barrio hierven no solo por el calor de agosto, sino que además están repletas de actividades y celebraciones que convierten este barrio barcelonés en el epicentro de la fiesta y la diversión durante una semana. Las actividades se reparten durante esos siete días y cada día se puede disfrutar de los más diversos actos festivos.

Todo comienza la víspera del 15, así que es ese día 14 de agosto cuando se celebrará el tradicional pregón, mientras que el día 15 comenzará con una traca a las ocho de la mañana, para que todo el mundo esté listo para disfrutar de la fiesta estival. Este año hay 22 calles del barrio que se visten con decoraciones de fantasía, competiendo entre sí para conseguir ser la más bonita, original y atractiva para los visitantes.

Conciertos al aire libre, fiestas de la espuma, conciertos de habaneras y cremats, Correfocs de diables, actividades para toda la familia y los niños, una butirrada popular, paradas gastronómicas y muchas horas de fiesta que aprovecharán las horas de sol y el buen ambiente de la noche para formar parte de una fiesta tradicional que se mantiene en plena forma y planteando unas jornadas muy divertidas en plena ciudad.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *